Thu. Dec 1st, 2022

El diagnóstico de infección por coronavirus se ha realizado desde que comenzó la pandemia con la prueba de PCR, que luego se agregó a las pruebas de diagnóstico rápido, que son más fáciles de usar y permiten obtener resultados en 10-15 minutos.

Ambos tienen ventajas y desventajas, pero, ¿cuáles son sus diferencias?. Veamos:

PCR

  • Es la prueba más eficaz para el diagnóstico de COVID-19. Tiene una sensibilidad de entre el 80 y el 90%.

Mediante esta técnica se localiza y amplifica un fragmento de material genético, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN, cuya presencia revela la enfermedad en fase activa.

  • Puede detectar pequeñas cantidades del virus para dar positivo, por lo que lo detecta en las primeras etapas de la infección.
  • La muestra se toma a través del agua nasofaríngea (la más común) o saliva.
  • Una limitación importante es que para obtener una prueba nasofaríngea se requiere personal capacitado y preparado.
  • Además, el resultado tarda entre 24 y 48 horas.
  • El coste de esta prueba supera los 5500 pesos.

Test Rápidos

Los tests rápidos de covid no identifican el ARN del virus. Tienen una función similar a las pruebas de embarazo y pueden ser de dos tipos:

Prueba de antígeno

  • Detecta proteínas virales a través de un exudado nasofaríngeo.
  • Al igual que en la PCR, se detectan las personas que desarrollan la enfermedad en ese momento.
  • Funcionan si la carga de virus es alta. En pacientes sintomáticos con menos de 7 días de desarrollo, la sensibilidad es superior al 90%.

Pruebas serológicas

  • Detectan los anticuerpos producidos contra el virus mediante una muestra de sangre del dedo. Le permite saber si ha sido infectado en algún momento.
  • Ambos te hacen saber los resultados en 10-15 minutos.

Prueba serológica ELISA

  • La muestra se toma extrayendo sangre de la vena y de ella se detectan los anticuerpos IgG e IgM producidos por el organismo contra COVID-19.
  • Los resultados requieren laboratorio y tardan entre 24 y 48 horas.
  • Tienen una proporción mucho menor de falsos positivos y falsos negativos que las pruebas rápidas de anticuerpos.

Llevamos más de siete meses acompañados de una enfermedad hasta ahora desconocida, pero si algo hemos tenido que aprender durante esta época de pandemia, es que ganar tiempo con el coronavirus es la clave. Y actuar con rapidez es fundamental para el diagnóstico.

Mientras continúa la investigación para lograr la tan esperada vacuna, la tecnología sigue evolucionando para ofrecernos nuevos métodos para detectar la enfermedad lo antes posible y así evitar nuevas infecciones.

En ese sentido, los hospitales están comenzando a incorporar a sus servicios la prueba rápida de antígenos, una nueva prueba que permite detectar el virus desde el inicio de la infección con una alta confiabilidad, similar a las que ofrece la PCR, pero con el beneficio de entregar resultados en tan solo 15 minutos.

Un hecho que posibilita una mayor flexibilidad en la toma de decisiones, no solo a nivel individual sino también a nivel colectivo, ya que nos permiten determinar si hay brotes en un momento y lugar determinado.

Estas pruebas, al responder en menor tiempo a la PCR aguda, permiten tomar decisiones inmediatas sobre el tratamiento y las medidas de aislamiento del paciente y sus contactos directos, lo que evita mayores riesgos de infección.

La prueba se basa en la detección de una proteína a partir de la estructura del virus presente en su superficie, por eso es tan específica.

Así, en el caso de pacientes sintomáticos de 1 a 6 días de inicio o casos de contacto cercano con pacientes positivos, se debe realizar una prueba de antígeno o PCR.

Por otro lado, “para los pacientes con síntomas con más de 6 días de anticipación se debe realizar una PCR y prueba de anticuerpos, y por otro lado, lo que queremos saber es si una persona ha pasado la enfermedad y si tiene inmunidad se debe realizar la prueba de anticuerpos, en este caso, recomendamos inmunoensayos para pruebas rápidas”, explica el Dr. Paolo Ciardo, médico de cabecera y jefe del servicio de rescate del Hospital Quirónsalud Toledo.

Las pruebas serológicas se realizan mediante un análisis de sangre tomado con venopunción, generalmente en el brazo, y se recomienda en pacientes a partir del séptimo día con síntomas, así como en pacientes asintomáticos para determinar si han estado en contacto con el virus y en su caso han generado anticuerpos.

En el caso de los PCR rápidos, se realizan mediante la extracción de un exudado nasofaríngeo mediante un hisopo.

Es la tecnología más sensible, que alcanza una especificidad y sensibilidad del 100%, dice el Dr. Christian Leyva, Jefe de Medicina Interna de Quirónsalud Huelva.

La prueba de PCR detecta la carga viral en las primeras etapas de la enfermedad, lo que está indicado en pacientes con síntomas desde los primeros días de su aparición y en estrecho contacto con casos positivos.

El resultado estará en 24 horas para muestras no urgentes ”, enfatiza el Dr. Leyva.

Las pruebas serológicas cuantitativas nos dirían si hemos estado en contacto con el virus y el grado de inmunidad que tenemos.